Orwell y la mirada del asedio a una ciudad recalcitrante

El Museo de Huesca recrea con extensa documentación unos episodios clave en el desarrollo de la guerra civil española.

 

Texto: MARIO SASOT.  Fotos PABLO OTÍN (Diputación de Huesca)

Orwell escribint

De la misma manera que Alberti nunca pudo volver a Granada durante la guerra civil para rendir homenaje a su amigo asesinado allí, el también poeta Federico García Lorca, Enric Blair, conocido literariamente como George Orwell, también lamentó en su momento no haber podido tomar un café en Huesca, la ciudad, que como Zaragoza, Oviedo y otras ciudades españolas del interior  abrazaron desde el principio del levantamiento militar la causa fascista y resistieron la ofensiva republicana hasta el final de la guerra.

Continua llegint

Exposición de Ramón y Katia Acín en el Museo Pablo Serrano de Zaragoza

 

p1030524

Morillos. Ramón Acín-

FOTOS: Elena Cebrián

De improviso, casi de puntillas y sin avisar, se presentó en el Museo Pablo Serrano de Zaragoza, nada menos que en un seis de agosto, una exposición singular, tanto por su enfoque didáctico, crítico y valiente, como por la figura poliédrica, controvertida y capital en la cultura aragonesa del siglo XX como fue Ramón Acín, el artista oscense fusilado en los inicios de la Guerra Civil en la tapia del cementerio de su ciudad natal,  cuya obra  vertebra  la muestra.

Bajo el título, nada neutro, de “El Arte contra la violencia”, su comisario, el profesor Carlos Mas Arrondo, ha tratado de describir (y lo consigue) la trayectoria artística de una personalidad como Acín que, según Más “partiendo de unas convicciones éticas profundas, consigue transformarlas  en materia estética”.  Asimismo, de Katia Acín, la hija mayor del artista, que vio salir  detenidos a sus padres de casa un 6 de agosto de 1936 y ya no volvió a verlos vivos nunca más, nos muestra el trágico dolor de una víctima total  convertido en un arte desgarrado, pesimista y oscuro más de seis décadas después de ocurrida la tragedia familiar.

Continua llegint